mvp.es.

mvp.es.

Cómo construir un MVP en 5 pasos fáciles

Introducción

En el mundo empresarial, el éxito de una empresa depende en gran medida de su capacidad para mejorar constantemente y adaptarse a los cambios. Uno de los conceptos más importantes en este sentido es el de MVP (Producto Mínimo Viable). El MVP es una estrategia que permite a las empresas lanzar productos al mercado de manera más rápida, segura y económica. En este artículo, vamos a ver cómo construir un MVP en cinco pasos fáciles.

Paso 1: Define tu hipótesis de negocio

El primer paso para construir un MVP es definir tu hipótesis de negocio. Esto significa que debes tener una idea clara de cuál es el problema que tu producto va a resolver y cuál es la oportunidad de mercado que crees que existe para ese producto. Es importante que hagas una investigación exhaustiva de tu mercado objetivo para entender mejor las necesidades y expectativas de tus clientes potenciales. Una vez que tengas una buena idea de cuál es tu hipótesis de negocio, deberás crear un mapa de empatía que te ayudará a visualizar las necesidades de tus clientes. Este mapa es una herramienta muy útil para determinar las necesidades y emociones de tus usuarios, así como para entender las soluciones que estás proporcionando.

Paso 1.1: Crea tu mapa de empatía

Un mapa de empatía es una plantilla que te permite visualizar las diferentes necesidades y emociones de tus usuarios. Para crearlo, deberás dividir un papel en distintas secciones, cada una de ellas con un título determinado. Cada sección representa un aspecto diferente de la vida de tu usuario y es importante que sea lo más específico posible. Las secciones que mejor funcionan son las siguientes:
  • Qué piensa el usuario
  • Qué dice el usuario
  • Qué hace el usuario
  • Qué ve el usuario
  • Qué oye el usuario
  • Qué siente el usuario
Una vez que hayas creado el mapa de empatía, deberás rellenar cada una de las secciones con lo que sabes sobre tus usuarios. Es importante que te basas en datos concretos y descriptivos.

Paso 2: Define tu MVP

Una vez que hayas definido tu hipótesis de negocio y tengas una buena idea de las necesidades de tus clientes, deberás empezar a pensar en cómo encajar todo eso en un MVP. El MVP es la versión más básica de tu producto, que incluye sólo las características más esenciales para que funcione. El objetivo es que puedas lanzarlo al mercado lo antes posible para empezar a recibir feedback de los usuarios y mejorar el producto de forma iterativa. Es importante que te centres en las características que más valor proporcionan a tus clientes, para que puedas lanzar un producto eficiente y funcional. Además, debes tener en cuenta las dificultades técnicas que puede haber en tu MVP, así como cualquier problema de viabilidad económica. Ten en cuenta que el MVP no debe ser un producto perfecto, pero sí debe tener una calidad razonable.

Paso 2.1: Define las características esenciales de tu MVP

Para definir las características esenciales de tu MVP, debes preguntarte qué necesita tu usuario para resolver el problema que has identificado. Es importante que te centres en las cosas que son esenciales para el éxito de tu producto, en lugar de aquellas que no aportan valor. Una vez que tengas claro qué características son esenciales, define cuáles son las que son necesarias para la versión más básica de tu producto. Piensa en aquellas que puedes lanzar al mercado lo antes posible para empezar a recibir feedback y refinamiento.

Paso 3: Empieza a construir tu MVP

Una vez que hayas definido tu hipótesis de negocio y tu MVP, es hora de empezar a construirlo. En este punto es importante que te centres en la funcionalidad básica de tu MVP, sin preocuparte demasiado por los detalles estéticos o por las características no esenciales. Es probable que tengas que hacer ajustes y cambios en tu MVP a medida que vas construyéndolo. Esto es normal, ya que el proceso de construcción puede ayudarte a identificar problemas y errores que no habías previsto en un principio. Lo importante es que te centres en las funcionalidades que son esenciales para la primera versión de tu producto.

Paso 3.1: Escoge la plataforma adecuada para construir tu MVP

A la hora de escoger la plataforma adecuada para construir tu MVP, tienes que considerar varios factores. Por ejemplo, deberás elegir la plataforma que se adapte mejor a tus necesidades técnicas, presupuestarias y de experiencia de usuario. Te recomendamos que elijas una plataforma que te permita construir tu MVP de manera rápida, flexible y sin muchos problemas técnicos.

Paso 4: Lanza tu MVP

Una vez que tu MVP esté construido, es hora de lanzarlo al mercado. Esto significa que debes empezar a distribuirlo entre tus usuarios potenciales y esperar a recibir feedback. Es importante tener en cuenta que el feedback de los usuarios es probable que te ayude a identificar problemas y errores en tu MVP. Es fundamental prestar atención a las críticas de los usuarios y hacer ajustes en consecuencia.

Paso 4.1: Define tu estrategia de lanzamiento

Para lanzar tu MVP de la manera más efectiva posible, debes definir cuidadosamente tu estrategia de lanzamiento. Esto significa que debes planificar cómo vas a promocionar tu producto, cuándo lo vas a lanzar y cuál va a ser tu mensaje principal. Es importante que te asegures de que el público objetivo de tu producto reciba tu mensaje de la mejor manera posible.

Paso 5: Recibe feedback y mejora tu MVP

Una vez que hayas lanzado tu MVP, es importante que te centres en recibir feedback y mejorar tu producto. Esto significa que debes escuchar las necesidades y críticas de tus usuarios y hacer los cambios necesarios para mejorar el MVP de manera iterativa. La idea es que puedas seguir mejorando tu producto para satisfacer las necesidades de tus usuarios.

Paso 5.1: Identifica los problemas en tu MVP

Para mejorar tu MVP, debes identificar los problemas que tienes en tu producto. Es importante que te centres en aquellos problemas que son más importantes para tus usuarios, en lugar de aquellos que son menos relevantes. Una vez que identifiques los problemas, haz los cambios necesarios y lanza una nueva versión de tu producto.

Conclusión

En resumen, construir un MVP es una estrategia muy útil para las empresas que quieren lanzar productos al mercado de manera rápida y eficiente. Lo importante es definir tu hipótesis de negocio, tu MVP, construirlo, lanzarlo al mercado y recibir feedback. Si haces los cambios necesarios en función del feedback que recibas, podrás mejorar tu producto de manera iterativa y satisfacer las necesidades de tus clientes potenciales.